Cardenal Porras presidió beatificación de Aguchita en Perú

Mons. Baltazar Enrique Cardenal Porras Cardozo, Arzobispo de Mérida y Administrador Apostólico de Caracas, Venezuela, fue el enviado especial del papa Francisco para presidir la beatificación de la religiosa María Agustina Rivas López, asesinada en 1990 por los terroristas comunistas del Sendero Luminoso en Perú, el pasado 7 de mayo.

La misa de beatificación se realizó en el mismo parque en donde Aguchita perdió la vida tras recibir 5 impactos de bala, disparados por una joven de 17 años perteneciente al grupo comunista, el 27 de septiembre del año 90, la acusación por la cual la asesinaron fue hablar con los ashánincas, una comunidad nativa que rechazaba a Sendero Luminoso, y ayudar a los pobres de la localidad.  En esta celebración participaron alrededor de 20 obispos de ese país y más de 3000 feligreses.

El Cardenal venezolano en su homilía expresó que “el martirio de la hermana Aguchita tiene varias caras que merece tener en cuenta: en primer lugar el sinsentido de la violencia, el crimen, la injusticia, lo nefasto de las ideologías para quienes la vida humana no cuenta”, en donde el uso de las armas para defender una corriente de pensamiento solo deja “muerte y desolación”.

En las peticiones realizadas durante la celebración, el arzobispo de Mérida pidió que “la guerrilla y la guerra desaparezcan para siempre del mundo entero y que en esta bendita tierra de la selva amazónica seamos capaces de sanar el dolor y el desprecio, asegurando, construyendo lentamente la globalización de la solidaridad sin dejar a nadie al margen”, oró además por las miles de víctimas del terrorismo producido por este grupo comunista en todo el Perú.

Porras enfatizó que Aguchita es una muestra del amor hacia el Padre, “en ella el martirio no fue una improvisación, sino el holocausto final del amor a su vocación”, y subrayó que es ejemplo del Buen Pastor que da su vida por sus ovejas, en este caso, por su servicio a Dios.

A partir de este 7 de mayo el Santuario Vicarial de Santa Roma de Lima pasa a llevar también Beata Agustina Mártir.

Mons. Baltazar Enrique Cardenal Porras Cardozo, Arzobispo de Mérida y Administrador Apostólico de Caracas, Venezuela, fue el enviado especial del papa Francisco para presidir la beatificación de la religiosa María Agustina Rivas López, asesinada en 1990 por los terroristas comunistas del Sendero Luminoso en Perú, el pasado 7 de mayo.

La misa de beatificación se realizó en el mismo parque en donde Aguchita perdió la vida tras recibir 5 impactos de bala, disparados por una joven de 17 años perteneciente al grupo comunista, el 27 de septiembre del año 90, la acusación por la cual la asesinaron fue hablar con los ashánincas, una comunidad nativa que rechazaba a Sendero Luminoso, y ayudar a los pobres de la localidad.  En esta celebración participaron alrededor de 20 obispos de ese país y más de 3000 feligreses.

El Cardenal venezolano en su homilía expresó que “el martirio de la hermana Aguchita tiene varias caras que merece tener en cuenta: en primer lugar el sinsentido de la violencia, el crimen, la injusticia, lo nefasto de las ideologías para quienes la vida humana no cuenta”, en donde el uso de las armas para defender una corriente de pensamiento solo deja “muerte y desolación”.

En las peticiones realizadas durante la celebración, el arzobispo de Mérida pidió que “la guerrilla y la guerra desaparezcan para siempre del mundo entero y que en esta bendita tierra de la selva amazónica seamos capaces de sanar el dolor y el desprecio, asegurando, construyendo lentamente la globalización de la solidaridad sin dejar a nadie al margen”, oró además por las miles de víctimas del terrorismo producido por este grupo comunista en todo el Perú.

Porras enfatizó que Aguchita es una muestra del amor hacia el Padre, “en ella el martirio no fue una improvisación, sino el holocausto final del amor a su vocación”, y subrayó que es ejemplo del Buen Pastor que da su vida por sus ovejas, en este caso, por su servicio a Dios.

A partir de este 7 de mayo el Santuario Vicarial de Santa Roma de Lima pasa a llevar también Beata Agustina Mártir.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *