¿Crees que no tienes talentos? Te mostraré como descubrirlos

[ad_1]

¿Qué hacer cuando alguien se mira a sí mismo y piensa en sus cualidades y acciones, y siente que cuando Dios repartió los talentos, no vio a su humilde persona allí al final de la fila? Creo que sé la respuesta 🙂

Si tuvieras que enumerar los talentos que tiene la gente, seguramente dirías sin tartamudear: el canto, la pintura, las diversas formas de actividad física, tocar instrumentos musicales, el talento culinario, la escultura, la «pluma ligera» de los escritores y un sinfín de otras actividades humanas, la mayoría de las cuales se traducen en alguna obra o muestra de deliciosas habilidades.

Es una lista bastante larga, pero finita. ¿Y si te dijera que se puede encontrar el doble de talentos, o incluso más, en una segunda lista «no oficial»? 

¿Ilimitada? Por supuesto, estoy bromeando sobre la existencia de una especie de lista de talentos, pero me gustaría que pensaras en si te estás perdiendo algo si, al mirarte a ti mismo/a, te cuesta identificar alguna habilidad única en ti. Porque, aunque no te conozco, ¡sé que tienes uno! Más de uno. ¿Cómo se descubre? Hay cuatro maneras, de hecho, hay cuatro pasos para hacerlo.

1CAMBIO DE ÓPTICA

Si nada de la «lista oficial» se ajusta a ti, tírala a la basura. Olvida que existe. Piensa en cambio en lo que más te gusta hacer. Así de fácil. Tal vez hornear galletas o tener largas conversaciones telefónicas.    

Supongo que, si te gusta, te resulta fácil, y entonces… bueno… ¡tienes un don para ello! Y aunque parezca que hablar con los amigos por teléfono no es un super talento en absoluto, lo es… sólo que no lo parece. Un buen conversador es un buen orador, un buen narrador. También es un buen oyente, probablemente también un buen consejero.

Yo, por mi parte, ya tengo al menos cinco ideas sobre cómo desarrollar y utilizar estas cualidades, ya sea en la vida profesional o como una afición más enfocada. Los ejemplos de tales talentos no obvios podrían multiplicarse aquí, aunque no existe tal necesidad, porque el punto de partida siempre debe ser mirar tus actividades favoritas, únicas para todos/as y cada uno/a de nosotros.

2PROBANDO COSAS NUEVAS

No asumas nunca que no eres bueno en algo hasta que lo intentes de verdad. Incluso si es similar a una actividad en la que no te sientes bien. Tal vez las similitudes no sean tan grandes como pensabas, y las diferencias que tú, como observador, no puedas ver, resulten ser el elemento que te hace funcionar mal en algo similar y genial en este nuevo. De todos modos, probar nuevas actividades es una aventura fascinante en sí misma.  

3PROBANDO COSAS VIEJAS DE NUEVO…

Estamos en constante cambio a lo largo de nuestra vida y nadie podrá decir que si eras el peor en gimnasia cuando tenías 10 años, tampoco podrás hacerlo cuando tengas 25. Es más, a diferencia de cuando eras niño, esta vez puede que te parezca divertido y atractivo al máximo.

También puedes descubrir una nueva y maravillosa forma de la antigua gimnasia para niñas. En el siglo XXI tenemos su gran contrapartida masculina (¡o más bien universal!) en forma de calistenia y parkour.

También vale la pena recordar por qué no nos gustaba una determinada actividad en nuestra infancia. Tal vez no era que tuviéramos dos manos (o piernas) izquierdas, sino que las personas importantes para nosotros nos decían que no éramos buenos en eso… Por supuesto, estoy lejos de atribuir malas intenciones a nadie, sólo sé cómo podría haber sido.

Siguiendo en el ámbito de las clases de educación física, citaré mi propio ejemplo.

Durante toda la escuela primaria y secundaria viví con la profunda convicción de que era absolutamente incapaz de hacer deporte. Debido a mi físico menudo, siempre fui marginada por mis compañeros cuando se seleccionaban los equipos de voleibol o baloncesto y el profesor no intervenía.

Ninguna de estas personas hizo nada para incomodarme o disuadirme de hacer deporte, pero así funcionó para una chica no tan segura de sí misma.

Sólo durante mis estudios universitarios redescubrí el deporte y.… me enamoré de él, ¡y me correspondió! El cuerpo pequeño resultó ser una ventaja en muchos deportes, y cuando probé esto y aquello, resultó que este cuerpo discreto escondía una gran fuerza muscular, agilidad y flexibilidad.

Desde entonces disfruto bailando, haciendo slackline, windsurf, y en un tiempo también pole dance y jiu-jitsu brasileño. Si no fuera por mi segundo intento de acercarme al erizo, ¡me habría perdido tantas cosas maravillosas! 

4…O CON UN BUEN PROFESOR

Intentar cosas viejas de nuevo no siempre tendrá éxito. A veces alguien tiene que guiarnos por el camino correcto. Si has realizado esfuerzos musicales y realmente soñaste con cantar, pero lo abandonaste porque se descubrió que el elefante te pisó la oreja, te animo a que vuelvas a intentarlo, esta vez con la ayuda de un buen profesor.

En la mayoría de los casos, resulta que después de dedicar la cantidad correcta de trabajo, bajo la supervisión de un verdadero experto en canto, las notas desafinadas se vuelven cada vez más similares a las correctas, ¡y cantas tan bien como las personas con talento musical innato! Y este fenómeno no está incluido en la categoría de milagros 😉

¿Qué pasa con el polo opuesto?

O, ¿con una completa falta de talento para algo? Por lo general, renunciamos a estas cosas para siempre, no tenemos la intención de volver a tocarlas. Mientras tanto, ¡son una verdadera mina de oro! Una gran herramienta para el autodesarrollo y … la relajación.

Solo piensa: si sabes que no tienes eres bueno en algo, entonces al hacer eso, no esperarás que te salga bien. ¿Qué significa esto para tu mente? Al principio, te dice que abandones la pesadilla de nuestro tiempo: el perfeccionismo. Todos nos hemos entrenado para esperar los mejores resultados de nosotros mismos, para realizar cada tarea a la perfección.

¿Has aprendido ya a no esperarlo de ti mismo/a? Dale una oportunidad. ¡Es difícil! Pero cuando lo hagas, alcanzarás un increíble estado de relajación. Después de todo, cuando hago lo que amo (algo en lo que soy bueno/a), entonces me siento más relajado/a …

Yo también pensaba igual. Hasta que intenté pintar. El campo en el que tengo talento cero completamente. Porque cuando bailo, trato de hacer movimientos hermosos o satisfactorios. Cuando canto, tiene que sonar genial. Y cuando pinto y no espero que salga bien al 100%, puedo respirar tranquila y por eso, cuando consigo un inesperado y excelente resultado, eso es increíblemente liberador y relajante.

Seguro que tu afición te relajará y desarrollar tus talentos te dará alas (¡y te recomiendo encarecidamente que lo hagas!). Pero vale la pena buscar el otro tipo de relajación que mencioné anteriormente de vez en cuando. Es una experiencia realmente interesante.

Thumbnail for read also



[ad_2]

Source link

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *