devoción al Sagrado Corazón de Jesús

Las promesas del Sagrado Corazón de Jesús siguen vigentes para quienes se esfuerzan por propagar su devoción y comulgan los primeros viernes de cada mes.

La Iglesia entera acaba de celebrar, durante el pasado mes de junio, la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús, por lo cual todo el mes estuvo consagrado a esta devoción. En las líneas que siguen, nos dedicaremos a explicar un poco en qué consiste esta devoción y por qué resulta tan importante para el pueblo católico.

Devoción al Sagrado Corazón de Jesús

Todos hemos visto alguna vez la hermosa imagen que muestra a Jesús con un corazón herido y descubierto que arde de amor por la humanidad. Sin embargo, ¿De dónde viene esta devoción? ¿Es acaso un mero producto de la imaginación de los artistas? ¿Dónde tiene sus orígenes?

Orígenes de la devoción al Sagrado Corazón

Los orígenes de la devoción al Sagrado Corazón de Jesús se remontan al siglo XI, cuando los cristianos meditaban en las cinco llagas de Cristo. Hay quienes afirman que la devoción nace específicamente de la contemplación del costado abierto de Cristo, por donde pasó la lanza que, al llegar al corazón de Jesús, hizo brotar sangre y agua. 

Sin embargo, no sería sino hasta el año 1670, cuando el sacerdote francés Jean Eudes, celebró por primera vez la fiesta al Sagrado Corazón de Jesús. Paralelamente, Sor Margarita María Alacoque estaba teniendo visiones de Jesús en las cuales le hablaba de su gran amor y misericordia. 

Para el año 1674, Jésus le revela a Margarita que quería ser venerado bajo la figura de su corazón invitando a los fieles a alimentarse de la eucaristía, especialmente los primeros viernes de cada mes ofreciendo una hora santa. Un año más tarde, Cristo revela que quería que la fiesta en honor a su corazón se celebrará el viernes siguiente a la Solemnidad de Corpus Christi. 

Devoción al Sagrado Corazón de Jesús
Sagrado Corazón de Jesús

Significado de la devoción al Sagrado Corazón

La imagen del Sagrado Corazón de Jesús envuelve en sí misma diversos aspectos que deben ser tomados en cuenta. En primer lugar, hay que analizar las distintas concepciones que tenemos del corazón y determinar a cuál de ellas específicamente rendimos culto con esta devoción.

  1. Corazón de carne

Al referirnos al corazón, muy probablemente llegará a nosotros la imagen del órgano encargado de bombear la sangre por todo nuestro cuerpo; el órgano que se encarga de vitalizar los demás miembros del organismo. La imagen del Sagrado Corazón de Jesús nos recuerda que Cristo tiene, al igual que todos nosotros, un corazón de carne, en el sentido de que comparte con nosotros nuestra naturaleza humana.

  1. Corazón metafórico 

La palabra corazón es además muchas veces usada en términos metafóricos para referirse, por una analogía de la parte al todo, a la persona completa. Es por esto que escuchamos expresiones como “abrir el corazón” o “entregar el corazón” para referirse a una apertura o entrega total de la persona a algo o a alguien. 

Por otra parte, la imagen del corazón está asociada al amor. El amor es, en cierto modo, lo que, al igual que la sangre, vitaliza las acciones de la vida de cada hombre y hacen de su existencia un tiempo fecundo sobre la tierra. Al entender el corazón como el amor, podemos reconocer también la naturaleza divina de Jesús (Cf. 1Jn 4,8).

El corazón de carne es, en este sentido, como el cuerpo y el corazón metafórico del amor es el alma en la imagen del Sagrado Corazón de Jesús. Es por esto que con esta devoción rendimos culto a ambas concepciones del corazón en la figura de Cristo que, si bien comparte con nosotros la naturaleza humana en la carne, siendo Dios es también amor que inunda a la humanidad. 

Promesas del Sagrado Corazón de Jesús

Fueron doce las promesas que Cristo hizo a Santa Margarita María de Alacoque en sus apariciones:

1- Dar a las almas consagradas a mi Corazón las gracias necesarias para su estado.

2- Darle paz a sus familias.

3- Consolarlas en toda aflicción.

4- Ser amparo seguro durante la vida y principalmente en la hora de la muerte.

5- Derramar bendiciones abundantes sobre todas sus empresas.

6- Los pecadores encontrarán en el Corazón de Jesús la fuente y el océano infinito de la misericordia.

7- Las almas tibias se volverán fervorosas.

8- Las almas fervorosas se elevarán a gran perfección.

9- Bendecir los hogares en que la imagen del Sagrado Corazón sea expuesta y venerada.

10- Dar a los sacerdotes la gracia de remover los corazones insensibles.

11- Las personas que propaguen esta devoción tendrán su nombre escrito en el Corazón de Cristo y nunca será borrado de él.

12- A todos los que comulguen los nueve primeros viernes de mes —prometió Jesús en la excesiva misericordia de su Sagrado Corazón— que su amor todopoderoso concederá la gracia de la perseverancia final, no muriendo en desgracia y sin recibir los Sacramentos, siendo su Corazón divino su refugio seguro para ellos en el último momento.

Secretariado de Catequesis de la Arquidiócesis de Mérida, comprometido con la formación de sus catequistas.

Durante los meses de mayo y junio el equipo del Secretariado de Catequesis de la Arquidiócesis de Mérida se ha dedicado a atender a las distintas parroquias de toda nuestra Iglesia Particular. Es así como, el pasado sábado 2 de julio, se llevó a cabo la tercera jornada de formación de catequistas de la Zona Pastoral Ejido. 

Por otra parte, se han visitado también las parroquias San Francisco de Asís de Tovar y Nuestra Señora se Lourdes en Ejido, con el fin de animar a catequistas y catequizandos a seguir creciendo. 

¿Quieres seguir creciendo y formándote como catequista?

Si te gustó este artículo, además de compartirlo con las personas que quieres, quizás quieras estar al tanto de todo el acontecer de la catequesis en la Arquidiócesis de Mérida. Es por eso que te invitamos a seguirnos en nuestras redes sociales. En Facebook somos Secretariado de Catequesis Mérida y en Instagram @catequesismerida.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *