Madres que nos dan la vida

[ad_1]

Gracias por esas mamás que no desfallecen nunca, esperan y trabajan, renuncian y ofrecen, no retienen, no controlan, porque confían

¿Cómo es ese amor de madre que se queda prendido en mi alma del hijo para siempre? Nunca tendré palabras suficientes para describir cómo ama una madre…

Esa fidelidad de madre, siempre firme al pie de la cruz de su hijo. Siempre acompañando en silencio la vida nacida de sus entrañas.

Esa capacidad para amar de forma incondicional haga lo que haga el hijo. Esa forma silenciosa de cuidar la vida que se le ha confiado.

Una madre ve siempre a su hijo como el mayor tesoro. Sabe sacar lo mejor que hay en su alma. Sabe ver la belleza escondida.

Me gusta esa mirada de las madres llena de hondura y bondad. Esa fortaleza en la adversidad. Renunciando a la felicidad propia para que sus hijos sean felices.

Ese deseo hondo en su alma por lograr que sus hijos sean los más plenos en esta vida. No importa el esfuerzo ni el sacrificio.

El poder del amor

FAMILY

Pazargic Liviu | Shutterstock

Me sorprende siempre esa capacidad de una madre para cuidar el tesoro que Dios pone en sus manos.

No se desalienta nunca, no pierde la esperanza. Espera cuando todo es adverso. Cree cuando todos dudan.

Una madre no deja de buscar soluciones para salvar a su hijo. Me enamora ese don de una madre para estar en todas partes al mismo tiempo.

Sus deseos e intereses pasan a un segundo plano. Tiene la capacidad de distinguir lo importante de lo accesorio. Sabe qué cosas merecen la pena y cuáles no son importantes. Ayuda a poner todo en su sitio.

Me conmueve ese amor de madre que no se detiene en los defectos, ni en las faltas, ni en las carencias.

Tiene empuje en el alma porque quiere lo mejor para su hijo. Que crezca, que madure, que triunfe, que llegue al cielo.

No puedo dejar de admirarme por ese amor de madre siempre fiel y constante. No ceja en sus deseos, no desfallece, no abandona la lucha.

Aunque parezca imposible seguir bregando. Cuando la batalla parece perdida. No importa, el amor de madre vuelve a creer, incluso cuanto todo ha concluido.

El amor de una madre es como un océano, nunca se agota, no lo abarca en su totalidad mi mirada. Es hondo y no tiene fin.

Me impresiona la sed de una madre, que nunca se conforma, no se queda en la mediocridad, se reinventa, lucha, aspira a las cumbres más altas.

¡Cuánto aprende un hijo de ella!

YAKOBCHUK VIACHESLAV | SHUTTERSTOCK

Me emociona el amor de una madre tan unida al cielo, a Dios. Inculca en el corazón de su hijo el amor por lo sagrado.

Le enseña a pronunciar la palabra padre. Conduce su corazón de niño hasta su padre en la tierra y hasta su Padre en el cielo. Nunca se desanima en esa batalla.

Me parece impresionante esa madre que nunca se pone en el centro. Sirve, se entrega, da y no retiene.

Esa madre comprende que las noches son para velar, y los días para entregar todo el cariño guardado en el alma.

Me gustan esos abrazos de madre que no tienen fin. Son el hogar en el que descansa el alma. Y el corazón se reaviva en la cercanía del corazón de una madre.

María modelo

Pienso que toda madre tiene en María su modelo. En Ella descansa como hija su corazón. Decía santa Teresita del Niño Jesús:

«La Santísima Virgen me demuestra que no está disgustada conmigo. Nunca deja de protegerme en cuanto la invoco.

Si me acomete una inquietud, o me sobreviene un contratiempo enseguida me vuelvo hacia ella y como la más tierna de las madres, siempre toma a su cargo mis intereses.

¡Cuántas veces, hablando de las novicias, me ha acontecido invocarla y sentir los beneficios de su maternal protección!».

Santa Teresita del Niño Jesús, Historia de un alma

Madre pero también hija

dominika zara | Shutterstock

En María una madre aprende a ser hija. Porque sólo es buena madre la que ha sabido ser buena hija.

No deja de ser hija nunca para poder seguir cuidando como madre a sus hijos. Y necesita volver sus ojos desvalidos a María, cada vez que se sienta perdida.

En María se encuentra en paz y le pide consejo para poder ser madre como lo fue Ella. María cuidó la vida de su hijo guardando todo lo que sucedía en su corazón.

Así lo hace María. Ella forma, educa y acoge el corazón de toda madre. Sin su ayuda constante no podría ser fiel cada día.

En el alma de María se encuentra una madre con su Madre y en Ella recobra fuerzas y vida para la batalla de cada día.

¡Cuánta falta hacen en este mundo buenas y alegres madres humanas! Con fragilidades, pero fieles. Decía el padre José Kentenich:

«Por lo común, la idea de que Dios es mi padre y la Santísima Virgen es mi madre no captará mi fuero íntimo si en el plano natural no he tenido vivencias previas de padre y madre que hayan calado en mi subconsciente. No basta con que la idea de padre y madre impregne la superficie del alma; debe llegar a lo profundo».

Hacen falta madres ancladas en el cielo, con corazón de hijas. Con el corazón atado en el de María.

Sólo así una madre sabrá ponerse en un segundo plano, esperar contra toda esperanza, y tener una mirada ancha, sin prejuicios ni miedos.

Dios llega a través de una madre

ABBRACCIO FIGLIO

Di altanaka|Shutterstock

Sueño con la mirada de Dios reflejada en la de una madre. Ella está llamada a inculcar en su hijo el amor de Dios.

Y el hijo verá en ella la dulzura de Dios y aprenderá a confiar. Es el amor más grande que puede recibir cada día.

Rezo hoy por todas las madres que luchan por ser buenas madres según el ejemplo de María.

Doy gracias por esas madres que no desfallecen nunca, confían y creen. Esperan y trabajan. Renuncian y ofrecen. No retienen, no controlan, porque confían.

Doy gracias por esas madres fieles a Dios en sus vidas. Cuidadosas y llenas de un hondo respeto.

Doy gracias por tantas madres que dan su vida en silencio. Sin exigir nada, sin gritos ni quejas.

Creo en esas madres con corazón grande que dan siempre la vida, sin pedir nada a cambio.

Thumbnail for read also



[ad_2]

Source link

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *